Archivo de la categoría: Aesa

Hacia la nueva normativa de drones

Desde Díez y Romeo se están analizando los aspectos legales más relevantes de los drones y el sector pide cada vez más una regulación definitiva que dote de seguridad jurídica plena a los operadores.

Sin embargo, a día de hoy todavía nos encontramos bajo el régimen temporal para las operaciones con aeronaves pilotadas por control remoto (Drones), a pesar de haber transcurrido casi 2 años desde la entrada en vigor de dicha normativa.

I.- La normativa actual.-

El Consejo de Ministros del 4 de julio de 2014 aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Y en la sección 6ª se recogía el régimen temporal para los Drones de peso inferior a los 150 kg al despegue, en el que se establecen las condiciones de explotación para la realización de trabajos técnicos y científicos.

Posteriormente, dicha normativa ha sido tramitada como ley, proceso que ha culminado el pasado 17 de octubre de 2014 con la publicación en el BOE de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Este reglamento temporal contempla los distintos escenarios en los que se podrán realizar los distintos trabajos aéreos y en función del peso del Dron. Y es completado con el régimen general de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, definiendo las condiciones de operación, además de otras obligaciones

No obstante, la falta de un desarrollo reglamentario definitivo sitúa a los operadores en una situación de incertidumbre que impide su desarrollo. Los abogados de Díez & Romeo, en su labor de asesoría al sector, aprecian como nuevamente un sector tecnológicamente puntero y emergente parece frenado por una legislación final que, a pesar de ser anunciada, no termina de promulgarse.

Aunque desde varios sectores implicados se esté esperando la nueva normativa, lo cierto es que su tramitación requiere de varias fases que han de concluir hasta su publicación.

La directora de AESA, Isabel Maestre anunció en la feria de Expodrónica, en Zaragoza, que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.

II.- Modificaciones sustanciales de la nueva normativa de Drones.-

La directora de AESA, Isabel Maestre informó en la feria de Expodrónica, (Zaragoza, septiembre 2015), que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.
La propuesta de AESA integra, entre otras, las siguientes modificaciones:

  • Se posibilita volar en aglomeraciones de edificios en ciudades. Será posible volar en zonas urbanas (ahora prohibido) siempre que se cumplan las siguientes circunstancias:
    • Las operaciones han de hacerse con drones de menos de 10Kg.
    • Sólo para vuelos a un máximo de 100 metros de distancia y 120 metros (400 pies) de altura.
    • Solicitar permiso a la Delegación del Gobierno geográficamente competente.
    • Aportar un estudio aeronáutico que atenúe el riesgo añadido de volar en zonas urbanas.
  • Se puede autorizar volar en espacio aéreo controlado. Los vuelos en espacio aéreo controlado también requerirán de un estudio aeronáutico que atenúe el nuevo riesgo añadido. AESA mantendrá un control férreo sobre estos vuelos y a la Agencia deberá dirigirse el mencionado estudio.
  • Se flexibiliza volar sin tener contacto visual con el dron (BVLOS). Con la legislación actual tan sólo los drones de hasta 2 Kg pueden volar fuera de la línea de vista del piloto. La nueva normativa permitirá que las aeronaves de 2 a 5 Kg lo puedan hacer. Queda prohibido superar los 5 Kg de masa máxima al despegue.

Pero estas modificaciones tan sólo verán la luz cuando culmine la hoja de ruta trazada que a continuación de plasma.

III.- La hoja de ruta de la nueva normativa de Drones

Para que la nueva normativa sobre Drones se promulgue definitivamente es necesario efectuar las siguientes fases que, en ante la falta de Gobierno, pueden dilatarse algo más de lo previsto.

En Díez y Romeo hemos glosado las fases en 7 apartados que han de llevarse a cabo.

1.- Elaboración de la propuesta de nuevo texto normativo por los técnicos de AESA. El pasado septiembre de 2015, la Directora de AESA informó que el trámite había sido cumplimentado por su departamento para su remisión a los organismos competentes.

2.- Remisión de la propuesta al Ministerio de Fomento para su análisis, estudio y aprobación. AESA remite al Ministerio de Fomento la propuesta de texto normativo para que la Abogacía del Estado realice los informes correspondientes en cuanto a la viabilidad de la futura normativa.

3.- Aportación de observaciones de otros departamentos ministeriales. Se da trámite a los Ministerios de Industria, Interior, etc…., así como a los organismos públicos que pudieran verse afectados competencialmente para formular manifestaciones al respecto sobre la nueva legislación.

4.- Informe del Consejo de Estado. Un vez tenga la condición de anteproyecto de Ley, se remite al Consejo de Estado para que informe sobre su adecuación a derecho. El Consejo de Estado puede dar trámite a las entidades del sector para que formulen las alegaciones que consideren oportunas.

5.- Aprobación del Consejo de Ministros. Tras el informe del Consejo de Estado, que no es vinculante, el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto para su posterior elevación a las Cortes Generales como proyecto de Ley.

6.- Aprobación del proyecto de Ley en Cortes. Las CCGG deberán aprobar el proyecto de Ley, y una vez se hayan pronunciado ambas cámaras se envía al Consejo de Ministros para su promulgación final.

7.- Promulgación del Consejo de Ministros y publicación en el BOE. Una vez que el Consejo de Ministros de luz verde, se publica en el BOE y desde ese momento entra vigor la nueva ley.

Díez y Romeo: hacia la nueva normativa de drones

04.04.16 | 12:23. Archivado en Noticias

Desde Díez y Romeo se están analizando los aspectos legales más relevantes de los drones y el sector pide cada vez más una regulación definitiva que dote de seguridad jurídica plena a los operadores.

Sin embargo, a día de hoy todavía nos encontramos bajo el régimen temporal para las operaciones con aeronaves pilotadas por control remoto (Drones), a pesar de haber transcurrido casi 2 años desde la entrada en vigor de dicha normativa.

I.- La normativa actual.-

El Consejo de Ministros del 4 de julio de 2014 aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Y en la sección 6ª se recogía el régimen temporal para los Drones de peso inferior a los 150 kg al despegue, en el que se establecen las condiciones de explotación para la realización de trabajos técnicos y científicos.

Posteriormente, dicha normativa ha sido tramitada como ley, proceso que ha culminado el pasado 17 de octubre de 2014 con la publicación en el BOE de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Este reglamento temporal contempla los distintos escenarios en los que se podrán realizar los distintos trabajos aéreos y en función del peso del Dron. Y es completado con el régimen general de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, definiendo las condiciones de operación, además de otras obligaciones

No obstante, la falta de un desarrollo reglamentario definitivo sitúa a los operadores en una situación de incertidumbre que impide su desarrollo. Los abogados de Díez & Romeo, en su labor de asesoría al sector, aprecian como nuevamente un sector tecnológicamente puntero y emergente parece frenado por una legislación final que, a pesar de ser anunciada, no termina de promulgarse.

Aunque desde varios sectores implicados se esté esperando la nueva normativa, lo cierto es que su tramitación requiere de varias fases que han de concluir hasta su publicación.

La directora de AESA, Isabel Maestre anunció en la feria de Expodrónica, en Zaragoza, que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.

II.- Modificaciones sustanciales de la nueva normativa de Drones.-

La directora de AESA, Isabel Maestre informó en la feria de Expodrónica, (Zaragoza, septiembre 2015), que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.
La propuesta de AESA integra, entre otras, las siguientes modificaciones:

  • Se posibilita volar en aglomeraciones de edificios en ciudades. Será posible volar en zonas urbanas (ahora prohibido) siempre que se cumplan las siguientes circunstancias:
    • Las operaciones han de hacerse con drones de menos de 10Kg.
    • Sólo para vuelos a un máximo de 100 metros de distancia y 120 metros (400 pies) de altura.
    • Solicitar permiso a la Delegación del Gobierno geográficamente competente.
    • Aportar un estudio aeronáutico que atenúe el riesgo añadido de volar en zonas urbanas.
  • Se puede autorizar volar en espacio aéreo controlado. Los vuelos en espacio aéreo controlado también requerirán de un estudio aeronáutico que atenúe el nuevo riesgo añadido. AESA mantendrá un control férreo sobre estos vuelos y a la Agencia deberá dirigirse el mencionado estudio.
  • Se flexibiliza volar sin tener contacto visual con el dron (BVLOS). Con la legislación actual tan sólo los drones de hasta 2 Kg pueden volar fuera de la línea de vista del piloto. La nueva normativa permitirá que las aeronaves de 2 a 5 Kg lo puedan hacer. Queda prohibido superar los 5 Kg de masa máxima al despegue.

Pero estas modificaciones tan sólo verán la luz cuando culmine la hoja de ruta trazada que a continuación de plasma.

III.- La hoja de ruta de la nueva normativa de Drones

Para que la nueva normativa sobre Drones se promulgue definitivamente es necesario efectuar las siguientes fases que, en ante la falta de Gobierno, pueden dilatarse algo más de lo previsto.

En Díez y Romeo hemos glosado las fases en 7 apartados que han de llevarse a cabo.

1.- Elaboración de la propuesta de nuevo texto normativo por los técnicos de AESA. El pasado septiembre de 2015, la Directora de AESA informó que el trámite había sido cumplimentado por su departamento para su remisión a los organismos competentes.

2.- Remisión de la propuesta al Ministerio de Fomento para su análisis, estudio y aprobación. AESA remite al Ministerio de Fomento la propuesta de texto normativo para que la Abogacía del Estado realice los informes correspondientes en cuanto a la viabilidad de la futura normativa.

3.- Aportación de observaciones de otros departamentos ministeriales. Se da trámite a los Ministerios de Industria, Interior, etc…., así como a los organismos públicos que pudieran verse afectados competencialmente para formular manifestaciones al respecto sobre la nueva legislación.

4.- Informe del Consejo de Estado. Un vez tenga la condición de anteproyecto de Ley, se remite al Consejo de Estado para que informe sobre su adecuación a derecho. El Consejo de Estado puede dar trámite a las entidades del sector para que formulen las alegaciones que consideren oportunas.

5.- Aprobación del Consejo de Ministros. Tras el informe del Consejo de Estado, que no es vinculante, el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto para su posterior elevación a las Cortes Generales como proyecto de Ley.

6.- Aprobación del proyecto de Ley en Cortes. Las CCGG deberán aprobar el proyecto de Ley, y una vez se hayan pronunciado ambas cámaras se envía al Consejo de Ministros para su promulgación final.

7.- Promulgación del Consejo de Ministros y publicación en el BOE. Una vez que el Consejo de Ministros de luz verde, se publica en el BOE y desde ese momento entra vigor la nueva ley.

Fuente: http://www.diezromeo.com/

Borrador de AESA sobre uso civil de RPAS

A la espera de que el texto definitivo salga publicado, ya se conocen muchos de  los detalles.Aesa II

Se establecen requisitos de registro en la comercialización de los RPAS debiéndose identificar al comprador, la posibilidad de creación de un registro de RPAS, medidas de limitación de la operación de estas aeronaves por razones de seguridad pública, o limitaciones al sobrevuelo de infraestructuras críticas.

Se introducirá la figura del observador como la persona designada que, mediante observación visual del vehículo aéreo, directa y sin ayudas que no sean lentes correctoras o gafas de sol, ayuda al piloto a la realización segura del vuelo. También se introducirán las operaciones EVLOS gracias a los observadores. Los observadores deberán poseer al menos los conocimientos teóricos de un piloto remoto.

El incumplimiento del Real Decreto y su normativa de desarrollo y aplicación constituirán una infracción administrativa en el ámbito de la aviación civil conforme a lo previsto en la Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aérea, y le será de aplicación el régimen sancionador previsto en la citada norma.

Todas las aeronaves pilotadas por control remoto deberán llevar fijada una placa de identificación ignífuga.

Los fabricantes de RPAS de masa máxima al despegue inferior a 25kg deberán elaborar para cada aeronave la documentación de caracterización según el Real Decreto y entregársela al operador. También deberán elaborar documentación relativa al funcionamiento, mantenimiento e inspección.

El operador desarrollará un programa de mantenimiento siguiendo las indicaciones del fabricante y dictará en qué casos el mantenimiento puede ser llevado a cabo por el mismo operador.

Fuera de aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado, y fuera de una FIZ, se prevé que se amplíen los vuelos BLOS para incluir RPAS que cuenten con sistemas, aprobados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que permitan al piloto detectar y evitar a otros usuarios del espacio aéreo (no sólo los de masa máxima al despegue inferior a 2kg). De no contar con estos sistemas será necesario segregar el espacio aéreo.

Aeronaves cuya masa máxima al despegue no exceda de 10 kg podrán operar sobre aglomeraciones de edificios en ciudades, pueblos o lugares habitados o reuniones de personas al aire libre, en espacio aéreo no controlado, y fuera de una FIZ, en VLOS, cómo máximo a 100 metros del piloto y a una altura máxima sobre el terreno no mayor de 400 pies sobre el obstáculo más alto situado dentro de un radio de 600 metros de la aeronave. Para ello, las operaciones estarán en una superficie acotada donde se haya limitado el paso de personas y vehículos por la autoridad competente, o, en otro caso, manteniendo una distancia horizontal mínima de seguridad de 150 metros respecto edificios y de 50 metros sobre personas que no estén bajo control del operador.

Se abrirá el camino a los vuelos nocturnos previa autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

El operador tendrá que notificar a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil y al sistema de Notificación de Sucesos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, según corresponda, los accidentes e incidentes graves.

El piloto y los observadores no podrán realizar sus funciones respecto de más de una aeronave pilotada por control remoto al mismo tiempo.

En cuanto a la acreditación de los requisitos teóricos del piloto se elimina el periodo de 5 años desde que se obtuvo la licencia de vuelo, bastando con que se haya sido titular y no haber sido desposeída de ella por un procedimiento sancionador.

Será necesario que el piloto lleve un registro de los vuelos realizados para demostrar que en los últimos 3 meses se han realizado al menos 3 vuelos y no perder la aptitud. Este entrenamiento podría ser en sistemas sintéticos de entrenamiento.

Cuando conforme a la legislación aplicable en relación con el deber de colaboración de los ciudadanos ante situaciones de grave riesgo, catástrofe o calamidad pública, las autoridades públicas responsables de la gestión de tales situaciones requieran la colaboración de los operadores habilitados, éstos podrán realizarlos aunque no se ajusten al Real Decreto. La indemnización de los daños y perjuicios que sufran los operadores por la realización de estos vuelos se regirá por lo previsto en la legislación reguladora del deber de colaboración.

Esto es un breve resumen de lo que se espera en el futuro cercano y que añadido al resto del Real Decreto será de obligado cumplimiento para nuevos operadores y en el plazo de 3 meses para los operadores ya establecidos.

Legislación sobre RPA

Logo Aesa
Logo Aesa

En estos momentos la legislación relativa a los rpa es bastante restrictiva en lo que respecta para su uso profesional, impidiendo sobrevolar zonas urbanas y concentraciones de personas, tendríamos que saber  a partir de que numero de personas se podría decir que es concentración, ¿ir con tu familia y amigos (digamos 10 personas) se denomina concentración?  En fin, a este respecto la cosa no esta nada clara.

Lo que si esta claro, que no se puede hacer es:

  • No se pueden volar en zonas urbanas.
  • No se pueden volar sobre aglomeraciones de gente (parques, playas, conciertos, etc.)
  • No se pueden volar de noche.
  • No se pueden volar cerca de aeropuertos u otras zonas donde se realicen vuelos con otras aeronaves a baja altura.
  • No se puede poner en peligro a terceros.

Aqui estan las normas que regulan los trabajos aereos, para uso profesional.

AESA Seguridad Aerea

Y la ley 18/2014 :

http://www.boe.es/boe/dias/2014/10/17/pdfs/BOE-A-2014-10517.pdf

Respecto al uso ludico se podría decir que poco hay escrito sobre el tema, nada mas que una simple nota por parte de AESA

Que se puede resumir en cuatro puntos:

 

Nota de Aesa Uso ludico de Drones
Nota de Aesa Uso ludico de Drones

Siempre tenerlo a la vista y no superar los 120 metros de altura.

Saber volar con seguridad.

Sólo volar drones en zonas adecuadas para ello (por ejemplo, mencionan zonas de vuelo de aeromodelismo, zonas despobladas, etc.)

Los daños que cause el dron son responsabilidad de quien lo maneja.

Esta previsto que este año,  Aesa, de otro giro de tuerca a esta ley, esperemos que sirva para poder dar un empujón a las nuevas empresa operadoras, y no sea una nueva zancadilla.