Hacia la nueva normativa de drones

Desde Díez y Romeo se están analizando los aspectos legales más relevantes de los drones y el sector pide cada vez más una regulación definitiva que dote de seguridad jurídica plena a los operadores.

Sin embargo, a día de hoy todavía nos encontramos bajo el régimen temporal para las operaciones con aeronaves pilotadas por control remoto (Drones), a pesar de haber transcurrido casi 2 años desde la entrada en vigor de dicha normativa.

I.- La normativa actual.-

El Consejo de Ministros del 4 de julio de 2014 aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Y en la sección 6ª se recogía el régimen temporal para los Drones de peso inferior a los 150 kg al despegue, en el que se establecen las condiciones de explotación para la realización de trabajos técnicos y científicos.

Posteriormente, dicha normativa ha sido tramitada como ley, proceso que ha culminado el pasado 17 de octubre de 2014 con la publicación en el BOE de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Este reglamento temporal contempla los distintos escenarios en los que se podrán realizar los distintos trabajos aéreos y en función del peso del Dron. Y es completado con el régimen general de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, definiendo las condiciones de operación, además de otras obligaciones

No obstante, la falta de un desarrollo reglamentario definitivo sitúa a los operadores en una situación de incertidumbre que impide su desarrollo. Los abogados de Díez & Romeo, en su labor de asesoría al sector, aprecian como nuevamente un sector tecnológicamente puntero y emergente parece frenado por una legislación final que, a pesar de ser anunciada, no termina de promulgarse.

Aunque desde varios sectores implicados se esté esperando la nueva normativa, lo cierto es que su tramitación requiere de varias fases que han de concluir hasta su publicación.

La directora de AESA, Isabel Maestre anunció en la feria de Expodrónica, en Zaragoza, que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.

II.- Modificaciones sustanciales de la nueva normativa de Drones.-

La directora de AESA, Isabel Maestre informó en la feria de Expodrónica, (Zaragoza, septiembre 2015), que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.
La propuesta de AESA integra, entre otras, las siguientes modificaciones:

  • Se posibilita volar en aglomeraciones de edificios en ciudades. Será posible volar en zonas urbanas (ahora prohibido) siempre que se cumplan las siguientes circunstancias:
    • Las operaciones han de hacerse con drones de menos de 10Kg.
    • Sólo para vuelos a un máximo de 100 metros de distancia y 120 metros (400 pies) de altura.
    • Solicitar permiso a la Delegación del Gobierno geográficamente competente.
    • Aportar un estudio aeronáutico que atenúe el riesgo añadido de volar en zonas urbanas.
  • Se puede autorizar volar en espacio aéreo controlado. Los vuelos en espacio aéreo controlado también requerirán de un estudio aeronáutico que atenúe el nuevo riesgo añadido. AESA mantendrá un control férreo sobre estos vuelos y a la Agencia deberá dirigirse el mencionado estudio.
  • Se flexibiliza volar sin tener contacto visual con el dron (BVLOS). Con la legislación actual tan sólo los drones de hasta 2 Kg pueden volar fuera de la línea de vista del piloto. La nueva normativa permitirá que las aeronaves de 2 a 5 Kg lo puedan hacer. Queda prohibido superar los 5 Kg de masa máxima al despegue.

Pero estas modificaciones tan sólo verán la luz cuando culmine la hoja de ruta trazada que a continuación de plasma.

III.- La hoja de ruta de la nueva normativa de Drones

Para que la nueva normativa sobre Drones se promulgue definitivamente es necesario efectuar las siguientes fases que, en ante la falta de Gobierno, pueden dilatarse algo más de lo previsto.

En Díez y Romeo hemos glosado las fases en 7 apartados que han de llevarse a cabo.

1.- Elaboración de la propuesta de nuevo texto normativo por los técnicos de AESA. El pasado septiembre de 2015, la Directora de AESA informó que el trámite había sido cumplimentado por su departamento para su remisión a los organismos competentes.

2.- Remisión de la propuesta al Ministerio de Fomento para su análisis, estudio y aprobación. AESA remite al Ministerio de Fomento la propuesta de texto normativo para que la Abogacía del Estado realice los informes correspondientes en cuanto a la viabilidad de la futura normativa.

3.- Aportación de observaciones de otros departamentos ministeriales. Se da trámite a los Ministerios de Industria, Interior, etc…., así como a los organismos públicos que pudieran verse afectados competencialmente para formular manifestaciones al respecto sobre la nueva legislación.

4.- Informe del Consejo de Estado. Un vez tenga la condición de anteproyecto de Ley, se remite al Consejo de Estado para que informe sobre su adecuación a derecho. El Consejo de Estado puede dar trámite a las entidades del sector para que formulen las alegaciones que consideren oportunas.

5.- Aprobación del Consejo de Ministros. Tras el informe del Consejo de Estado, que no es vinculante, el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto para su posterior elevación a las Cortes Generales como proyecto de Ley.

6.- Aprobación del proyecto de Ley en Cortes. Las CCGG deberán aprobar el proyecto de Ley, y una vez se hayan pronunciado ambas cámaras se envía al Consejo de Ministros para su promulgación final.

7.- Promulgación del Consejo de Ministros y publicación en el BOE. Una vez que el Consejo de Ministros de luz verde, se publica en el BOE y desde ese momento entra vigor la nueva ley.

Díez y Romeo: hacia la nueva normativa de drones

04.04.16 | 12:23. Archivado en Noticias

Desde Díez y Romeo se están analizando los aspectos legales más relevantes de los drones y el sector pide cada vez más una regulación definitiva que dote de seguridad jurídica plena a los operadores.

Sin embargo, a día de hoy todavía nos encontramos bajo el régimen temporal para las operaciones con aeronaves pilotadas por control remoto (Drones), a pesar de haber transcurrido casi 2 años desde la entrada en vigor de dicha normativa.

I.- La normativa actual.-

El Consejo de Ministros del 4 de julio de 2014 aprobó el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. Y en la sección 6ª se recogía el régimen temporal para los Drones de peso inferior a los 150 kg al despegue, en el que se establecen las condiciones de explotación para la realización de trabajos técnicos y científicos.

Posteriormente, dicha normativa ha sido tramitada como ley, proceso que ha culminado el pasado 17 de octubre de 2014 con la publicación en el BOE de la Ley 18/2014, de 15 de octubre, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Este reglamento temporal contempla los distintos escenarios en los que se podrán realizar los distintos trabajos aéreos y en función del peso del Dron. Y es completado con el régimen general de la Ley 48/1960, de 21 de julio, sobre Navegación Aérea, definiendo las condiciones de operación, además de otras obligaciones

No obstante, la falta de un desarrollo reglamentario definitivo sitúa a los operadores en una situación de incertidumbre que impide su desarrollo. Los abogados de Díez & Romeo, en su labor de asesoría al sector, aprecian como nuevamente un sector tecnológicamente puntero y emergente parece frenado por una legislación final que, a pesar de ser anunciada, no termina de promulgarse.

Aunque desde varios sectores implicados se esté esperando la nueva normativa, lo cierto es que su tramitación requiere de varias fases que han de concluir hasta su publicación.

La directora de AESA, Isabel Maestre anunció en la feria de Expodrónica, en Zaragoza, que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.

II.- Modificaciones sustanciales de la nueva normativa de Drones.-

La directora de AESA, Isabel Maestre informó en la feria de Expodrónica, (Zaragoza, septiembre 2015), que desde la Agencia se habían iniciado los trámites para un nuevo y definitivo planteamiento normativo sobre el uso de Drones.
La propuesta de AESA integra, entre otras, las siguientes modificaciones:

  • Se posibilita volar en aglomeraciones de edificios en ciudades. Será posible volar en zonas urbanas (ahora prohibido) siempre que se cumplan las siguientes circunstancias:
    • Las operaciones han de hacerse con drones de menos de 10Kg.
    • Sólo para vuelos a un máximo de 100 metros de distancia y 120 metros (400 pies) de altura.
    • Solicitar permiso a la Delegación del Gobierno geográficamente competente.
    • Aportar un estudio aeronáutico que atenúe el riesgo añadido de volar en zonas urbanas.
  • Se puede autorizar volar en espacio aéreo controlado. Los vuelos en espacio aéreo controlado también requerirán de un estudio aeronáutico que atenúe el nuevo riesgo añadido. AESA mantendrá un control férreo sobre estos vuelos y a la Agencia deberá dirigirse el mencionado estudio.
  • Se flexibiliza volar sin tener contacto visual con el dron (BVLOS). Con la legislación actual tan sólo los drones de hasta 2 Kg pueden volar fuera de la línea de vista del piloto. La nueva normativa permitirá que las aeronaves de 2 a 5 Kg lo puedan hacer. Queda prohibido superar los 5 Kg de masa máxima al despegue.

Pero estas modificaciones tan sólo verán la luz cuando culmine la hoja de ruta trazada que a continuación de plasma.

III.- La hoja de ruta de la nueva normativa de Drones

Para que la nueva normativa sobre Drones se promulgue definitivamente es necesario efectuar las siguientes fases que, en ante la falta de Gobierno, pueden dilatarse algo más de lo previsto.

En Díez y Romeo hemos glosado las fases en 7 apartados que han de llevarse a cabo.

1.- Elaboración de la propuesta de nuevo texto normativo por los técnicos de AESA. El pasado septiembre de 2015, la Directora de AESA informó que el trámite había sido cumplimentado por su departamento para su remisión a los organismos competentes.

2.- Remisión de la propuesta al Ministerio de Fomento para su análisis, estudio y aprobación. AESA remite al Ministerio de Fomento la propuesta de texto normativo para que la Abogacía del Estado realice los informes correspondientes en cuanto a la viabilidad de la futura normativa.

3.- Aportación de observaciones de otros departamentos ministeriales. Se da trámite a los Ministerios de Industria, Interior, etc…., así como a los organismos públicos que pudieran verse afectados competencialmente para formular manifestaciones al respecto sobre la nueva legislación.

4.- Informe del Consejo de Estado. Un vez tenga la condición de anteproyecto de Ley, se remite al Consejo de Estado para que informe sobre su adecuación a derecho. El Consejo de Estado puede dar trámite a las entidades del sector para que formulen las alegaciones que consideren oportunas.

5.- Aprobación del Consejo de Ministros. Tras el informe del Consejo de Estado, que no es vinculante, el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto para su posterior elevación a las Cortes Generales como proyecto de Ley.

6.- Aprobación del proyecto de Ley en Cortes. Las CCGG deberán aprobar el proyecto de Ley, y una vez se hayan pronunciado ambas cámaras se envía al Consejo de Ministros para su promulgación final.

7.- Promulgación del Consejo de Ministros y publicación en el BOE. Una vez que el Consejo de Ministros de luz verde, se publica en el BOE y desde ese momento entra vigor la nueva ley.

Fuente: http://www.diezromeo.com/

Un dron español para ahuyentar las aves.

Más allá de lo simbólico de la figura, presente en la literatura y en el imaginario común, el espantapájaros es un elemento muy necesario en ciertos tipos de agricultura por el daño que las aves pueden infligir a las cosechas. Hace tiempo que perdió su forma humana y se ha intentado conseguir su efecto disuasorio con muchas técnicas, desde montajes con piezas de aluminio reflectantes, hasta complejos sistemas que disparan escopetas con gas propano para hacer ruido.

Pero su jubilación definitiva ha llegado de la mano de un dron español. La empresa Fobos Solutions ha creado un UAV (vehículo aéreo no tripulado) biomimético que imita a la perfección el aspecto y el comportamiento de un ave rapaz. Sus servicios pueden ser muy útiles, no sólo en cultivos, sino también en piscifactorías o aeropuertos, donde la presencia de aves no es bien recibida.

Marcos Carrera, al frente de la compañía, explica su los detalles de su concepción. “Fobos es el dios del pánico. Deimos, el del miedo. A diferencia de los métodos tradicionales que tratan de provocar el miedo en las aves cuando ven un espantapájaros o escuchan un ruido, nosotros nos hemos basado en el pánico natural de los pájaros a un depredador”, explica.

“Lo que hemos hecho es crear un avión no tripulado que imita a un ave rapaz en vuelo y que lleva una serie de sensores que multiplican ese efecto con sonidos. El vuelo es exactamente igual al que hace un  depredador, con sus movimientos y formas de atacar, y además imita el sonido de pánico que hace la especie atacada, con lo que sus congéneres piensan que alguno ha dado la voz de alarma. El realismo es total”.

El aparato nace de una patente desarrollada por investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Estación Biológica de Doñana, adquirida y desarrollada técnica e industrialmente por Fobos Solutions.

“Hasta 4.000 euros al día en pérdidas”

El espantapájaros del futuro viene a remediar varios problemas, ya que la presencia descontrolada de aves puede crear un grave perjuicio económico y de seguridad en diversos campos. Carrera pone algunos ejemplos: “Hemos trabajado en la fresa, en Huelva. Algunas empresas con las que hemos colaborado nos han asegurado que en fincas de 200 hectáreas llegaban a perder 4.000 euros al día por este problema”.

Las piscifactorías también sufrían este problema: “Un cormorán puede comer en torno a 400 gramos de pescado al día. Y hemos visto algunas piscifactorías con 300, 500 y hasta 1.000 individuos. Además las deposiciones de las aves también pueden contaminar el pescado. También hay que tener en cuenta que la presencia de pájaros estresa al pescado, que al ver al depredador encima, puede que no suba a comer, crezca menos, etc.”

Sus creadores insisten además en lo sostenible de su solución: “Ha sido desarrollado en la estación de Doñana, por lo que es totalmente ecológico. Lo que hacemos es espantarlo y controlar la población, no los perdemos”.

Fobos Solutions opera desde Vigo, donde tiene nueve trabajadores, y desde donde se desarrolla toda la ingeniería. La empresa también desarrolla otros tipos de drones y sistemas de vigilancia.

Su producto estrella ha sido financiada totalmente por capital privado “no hemos recibido ni una sola ayuda, de hecho alguna ha sido rechazada”, asegura Carrea. Y ya se está vendiendo fuera de España: “Hemos conseguido los primeros contratos para exportarlos. Y el interés en latinoamérica es brutal, de hecho ya tenemos los primeros perdidos”.

Fobos Solutions busca ahora mejorar los servicios que ofrece incorporando sistemas capaces de procesar imágenes y tomar decisiones desde el propio vehículo en tiempo real, sin necesidad  de transmitirlas a un servidor ni de almacenarlas en una memoria. Cuando lo consigan habrán conseguido no sólo jubilar al espantapájaros, sino también hacerlo inteligente.

Fuente: Eureka,  Christian Gonzalez